Home |  Historia  |  Anuarios  |  Los Protagonistas  |  EspecialesNoticias |  Links |  Sobre nosotros | 
    Estas en:     >   Home   >   Especiales   >   Colaboraciones  
Bookmark and Share
Especiales


Marzo de 2002

Luis Alberto Spinetta


Una vida... de música

Luis Alberto Spinetta nació el 23-01-1950 en la Capital Federal. Su infancia transcurrió sobre la calle Arribeños, en el barrio de Belgrano, cerca del club "River Plate" de quien es hincha confeso.

De pequeño vivió escuchando música de toda índole, y tempranamente comenzaría a cantar y a tocar la guitarra, debutando en TV a la edad de 14 años.



    El descubrimiento de los Beatles cambiará su vida. Hacia 1967, junto con otros compañeros de escuela, forma Almendra, banda en la cual volcara su enorme caudal poético y musical. Dicho grupo marcaría afuego la historia del rock argentino.
Almendra ha hecho historia, es obvio decírlo, no ya por el mero "racconto" de las "enormes canciones" que trascendieron el tiempo y la distancia; sino por proveer de una estética y de un concepto a un movimiento rockero exultante e intencionado, pero difuso...
Por entonces, en el incipiente panorama que comenzaba a surgir, encontrabamos a Tanguito, con su halo mítico de hombre suburbano, "beatnik" y existencial (aún sin saberlo) que pagó como nadie el precio de enarbolar su anárquica libertad, en tiempos de represión; Manal y su blues urbano, con cierto dejo tanguero en su lírica y su acertadísima visión del agobio mundano y cultural, que comenzaba a ser puesto en crisis... Litto Nebbia y los Gatos, con su rock cadenciosamente "beat" y un tanto más "digerible" para las audiencias no iniciadas. Moris, pretendiendo ser una suerte de "Dylan" argentino, limitadísimo en lo musical, pero con una percepción y una honestidad que permitía desatender dichas carencias... Miguel Abuelo con su vuelo creativo (cuasi psicodélico) y Arco Iris, con un concepto más "hippie", pero prescindiendo de drogas y experimentando la vida comunitaria y cierta permeabilidad hacia la música folklorica y latinoamericana.

    Almendra, a través de Spinetta, se transformó en un género, que si bien conceptualmente se contactaba con dichos pioneros, se diferenció claramente del resto, en su estética, en su lírica y en su música.
No habían aparecido por entonces: Charly García, León Gieco, Vox Dei, Raúl Porchetto, y comenzaba a emerger un dúo acústico, con letras tan acertadas como "censurables" para el sistema: Pedro y Pablo. Pappo's Blues era un proyecto aún, ya que el guitarrista mítico del rock nacional, no había grabado aún con banda propia; sino que se destacaba como guitarra líder en el último (y más rockero disco) de Los Gatos.

    Canciones como Muchacha (Ojos de papel), Plegaria para un niño dormido o "A estos hombres tristes", fueron compuestas por Spinetta entre sus 15 y sus 17 años, demostrando una madurez y una profundidad lírica que no tiene antecendentes en la música popular argentina.
Su bagaje literario era amplio y ecléctico: desde María Elena Walsh, Cortazar, Sábato, Borges, y con una experiencia melómana amplia y diversa, que abrevaría fundamentalmente en dos ejes: los Beatles y el tango a través de su padre.
Recordemos que efectuó sus primeras armas musicales, sobre una antigua "guitarra criolla" de la década del '20, provísta por un tío comprensivo.

    Spinetta demuestra a partir de Almendra su aficción estética por transitar por los bordes, haciendo gala de su amor por las disonancias, por los acordes disonantes, extraños, y las armonías inusuales y heterodoxas... Esta actitud, sumada al desafío de construir de la nada una música urbana en castellano, enormemente lejos de la copia ( como parecía ser la meta de grupos como Los Shakers) era doblemente arriesgada. Es decir, construir de la "nada" lo nuevo, y construírlo con una personalidad lírica y musical no corrientes, es un camino para pocos... Cabe destacar que por entonces (en contraposición a lo que ocurre ahora) los rockeros no eran "estrellitas faranduleras", sino "forajidos" peligrosos...Por entonces, músicos y público eran "amablemente" invitados a un "fascinante" recorrido "turístico" por los calabozos de Buenos Aires, tras los conciertos...

    Pese a todo y con rudimentarios instrumentos (como ejemplo: en el tema De nada sirve de Moris, se grabó el "bajo eléctrico" con las cuerdas graves de una guitarra criolla...) el rock seguía adelante...
El propio Spinetta pudo hacerse de una guitarra "Gibson" a traves de un irrelevante músico orquestal italiano...
Recién un año antes de la aparición de Almendra, Los Beatles estrenaban dichas "anomalías" musicales en su antológico "Album Blanco", y en el rock que llegaba por entonces, exeptuando a Hendrix o Cream (con un virtuoso Eric Clapton) pocos artistas, se lanzaban a la experimentación armónica o a los aventuramientos musicales no ortodoxos.
Esto denota que Spinetta, y en esto tal vez solamente acompañado por Manal manejaban un lenguaje musical más amplio y lejano al del resto. En resumen, la belleza lírica, la actitud estética y la innovación musical de Almendra lo han hecho el grupo inspirador de todo lo que sobrevendría en el rock nacional, y ha transformado sus canciones, en "himnos sin tiempo"... Hacia 1970, diferencias estéticas y conceptuales disociaron a sus integrantes, quienes emprendieron caminos diversos.































    Spinetta, se embarcaría entonces en su primer disco como solista absoluto: "Spinettalandia y sus amigos" (o "La búsqueda de la estrella" - 1971). Luego de dicho álbum, parte a Europa y a su regreso, con un concepto muchísimo más rockero y duro que la línea "cuasi-eterea" de Almendra, forma Pescado Rabioso, banda que debuta en 1972 con "Desatormentándonos".
Pescado Rabioso fue una banda poderosa, pero que mantuvo contactos (obviamente gracias a Spinetta) con el lirísmo de Almendra. Su lírica se adecuaría por entonces, a un contexto más enardecido, a un país en llamas, a un tiempo de altísima velocidad emocional, social y política, de las cuales ningún artista podría abstraerse.

    Spinetta iba más allá como siempre, quizás deseando dejar atrás esa imagen etérea que implicaba el recuerdo fresco y latente de Almendra. Era como si para las "tías", el sobrino dulce, sensible y poético les produjera un inesperado dolor de cabeza... Se lo ve enojado, desencajado y en su actitud será absolutamente certero... Si bien había militado fugazmente (con una juventud que paulatinamente comenzaba a abrazar el camino de las armas) tenía muy en claro que la ruptura con lo establecido y con lo caduco, pasaba por poner en crisis los conceptos, ahondar en el alma humana, en vivenciar para establecer que mecanismos nos conducen a tantas miserias, sin priorizar las circunstancias políticas, económicas o mesiánicas, tan en boga por entonces... Su lírica se torna más críptica en algunos puntos, con una vuelta de tuerca respecto de Almendra.

    No todo admite una primera lectura, una primera interpretación... En "La serpiente, que viaja por la sal" nos retrotrae a simbolismos ancestrales sobre las implicancias que genera el ofidio, por lo cual la sal tiene reminiscencias desde sexuales hasta alucinógenas.
Ya Jim Morrison en The Doors, había utilizado chamanes y serpientes en sus textos.
Las lectura de Spinetta se focaliza en los poetas "malditos" franceses, quizás como bálsamo, como refugio hacia lo visceral, existencial y surrealista de aquellos revolucionarios estéticos de principios de siglo, en tiempos extremadamente politizados... Musicalmente, se nutre de la distorsión de los "riff" y "obligattos" más esquemáticos e insistentes (al mejor estilo Led Zeppelin). Hay canciones en las cuales se percibe su construcción armónica a partir de un "riff"(que para quienes no son músicos, diremos que es un solo de guitarra constante que hace de esqueleto o de intro identificatorio para una canción). Ejemplos de esto son: "Post-Crucificción", "Serpiente viaja por la sal", "El monstruo de la laguna" y "Sombras de la noche negra" y hasta el acústico "Credulidad".

    El órgano "Hammond" de Cutaia, le da cierta reminiscencia a Deep Purple, con un sonido que sería identificativo de dicha década a nivel mundial. La incorporación en el segundo álbum de David Lebón , en bajo y voz, le agregó una sutileza aún mayor a la banda. Pocos grupos practicaron un rock and roll tan poderoso... El album "Artaud" considerado por muchos, como el mejor disco de toda su carrera, no puede considerarse como un album de Pescado Rabioso, sino como un disco solista grabado junto a algunos pocos músicos cercanos a su corazón y ajenos a Pescado.
Este disco marcará la disolución de la banda.

    En 1974 forma Invisible, banda mítica con la cual edita 3 discos memorables: "Invisible I", "Durazno Sangrando" y "El jardín de los presentes".
Ya corrían los dolorosos años de la dictadura militar. Algunos seres cercanos a Luis desaparecieron. Como homenaje, Spinetta utilizaría imagenes y dibujos hechos por dichos amigos en las tapas de sus discos. Invisible es un momento clave en la trayectoria de Spinetta. Un momento cumbre, en lo creativo, en lo lírico y en lo musical. La banda, conformada luego del álbum "Artaud". se integraba con: Spinetta en guitarras y voces y con la base rítmica del mítico Pappo's Blues: Machi (en bajo) y Pomo (en batería). Esos eran los músicos ideales para el sonido que Spinetta anhelaba conseguir. Y lo logró...
La precisión de Machi (un enorme bajísta) más Pomo: el mejor baterísta que ha surgido por estas tierras (el cual permanecerá con Spinetta por más de 10 años) Pomo se adecuó a la perfección a los "fills", a los cortes abruptos, a las sutilezas y a los cambios de métrica que implicaba la música que Luis tenía en la cabeza al dar origen a Invisible.

    Sus primeros singles y demos, remitían a la dureza del mejor Pescado, pero con un sonido más compacto y elaborado. Prescindiría de la excesiva distorsión, pero no de su dureza... Al recorrer su primer disco, notaremos una elaboración jamás vísta en el rock argentino. Se perciben en su música, incontables horas de ensayo, en un vuelo climático e instrumental inusual, de singular belleza, con un Spinetta aún "más guitarrista" que en Pescado Rabioso, pero más sutil, como logrando un equilibrio entre la aspereza de Pescado y el estigma etéreo de Almendra. Hay jazz en "Jugo de lúcuma", tanto en la armonía como en el "walking bass" que inicia el tema. Hay experimentación (hasta pareciera sobrevolar un hálito King Crimson en algunos pasajes), y un detalle: la lírica es absolutamente hermética en este álbum, como equiparando cada palabra, con el vuelo alcanzado instrumentalmente por la banda.

    Por entonces la banda que más convocaba (además de Invisible) era Sui Generis la cual no había dado el salto instrumental "sinfónico" que tendría en el álbum Instituciones. Dicho paso, preanunciaría el rumbo de García en el futuro: La máquina de hacer pájaros. Invisible transitaba otro universo, y en su segundo álbum: "Durazno Sangrando", una obra de arte conceptual, basada en la lectura de "Castañeda" se transformará en uno de los discos símbolo de toda la historia del rock nacional. La tapa de "Durazno Sangrando" generaría controversias, ya que algún "imbécil" creyó percibir una "vagina sangrante" en lugar del durazno que contenía. El disco es increiblemente lineal, y sin fisuras. Difiere del sonido del primer álbum, la banda suena más sutil, más aceitada y llena de matices, hay muchas guitarras sobregrabadas por Luis, abriendo el disco una suite de más de 10 minutos. La banda, pese al hermetismo de la lírica y de la complejidad musical, alcanzó una enorme notoriedad. Signo de los tiempos: si analizamos los paradigmas musicales que ha dado este país a lo largo de su historia (prescindiendo de géneros) encontraremos "síntomas" de lo que se vivía en cada contexto respectivo... Por eso en este "presente" tenemos lo que tenemos...

    Hacia 1976, por disidencias internas, la generosidad enorme de Spinetta provocó ciertos "mareos" en el resto de la banda; lo que generaría un clima denso, que quisieron alivianar con la llegada de un cuarto integrante: Tomás Gubitsch en guitarras.
Gubitsch, era un músico formado en el jazz y en la música de vanguardia, quien precozmente formara parte de la banda de Rodolfo Mederos, el excelente bandoneonísta que tambien participaría en el 3er. y último álbum de la banda: "El jardín de los presentes".

    Ya había asumido la "Junta militar", y el terror estaba azotando vidas, derechos, garantías y lo poco que había dejado del país su antecesora: "Isabel Perón". Esa melancolía, ese dolor y ese contexto se filtra y se transmite en el disco, que es una obra lírica y musical brillante e imprescindible.
El sonido del grupo se tornó aún más sutil y menos poderoso, el aporte de Gubitsch se percibe en "Alarma entre los ángeles", donde a nuestro juicio, ejecuta un solo más "presuntuoso" que expresivo... En el resto del album, sólo aporta algunos fills y no mucho más. Preanuncia la inclinación que Spinetta venía incubando: una música que hablase por las sutilezas y no por el poder, se acercaba la "Banda Spinetta" como puente para su próximo gran proyecto: "Spinetta Jade".

    Hacia 1977, aparece a "'18 del sol" trabajo en el cual Spinetta se interna en el jazz rock, luego de dejar atrás a Invisible el año anterior. Un disco excelente, con un tema ícono como "Canción para los días de la vida" más el bellísimo "Toda la vida tiene música hoy" y un instrumental vertiginoso, jazzero y sutil: "Telgopor".

    Spinetta se refugia en un silencio de casi 2 años hasta generar en 1979, varios proyectos simultáneos y disímiles. El retorno de Almendra en 1980, con nuevo disco ("El valle interior") y una serie de conciertos plasmados en "Almendra en Obras I y II".

    En el mismo año se produjo su fallido intento de ingresar al mercado de Estados Unidos, con un disco integramente grabado en inglés "Only love can sustain" con un sonido y una estética tan lavada y "soft" que no remite al verdadero Spinetta. Un paso en falso sin dudas, pero con un detalle: la grabación es impecable (tuvo ingenieros y arregladores de Lennon) y Luis canta como los dioses en este album, pero así y todo el álbum es absolutamente olvidable...

    Spinetta Jade se forma en 1979, con una gran cantidad de músicos entrando y saliendo de la banda. Entre ellos, nada menos que Pedro Aznar (eximio bajísta y multiintrumentista, conocido por Serú Girán) y Lito Vitale quien lejos de la masividad que posee hoy día, era un músico de culto por su labor en MIA (una cooperativa de músicos independientes) dedicado más que nada a un proyecto de música instrumental y experimental.

    Por Spinetta Jade desfilaron músicos de la talla de : Mono Fontana, Lito Epumer, Cesar Franov, Leo Sujatovich, Diego Rapoport, Beto Satragni, Juan del Barrio, Pomo y los antedichos Pedro Aznar y Lito Vitale. Jade era un concepto, una estética buscada por Spinetta, quizás desde el último trabajo de Invisible.
Plena época de dictadura militar, Spinetta desorienta a cierta parte de su público que exigía un sonido más poderoso y menos sutil... Prescindiendo en su primer álbum ("Alma de diamante) del rock, inclinado decididamente al "jazz rock" y con 2 temas instrumentales impresionantes: "Amenabar" y "Digital Ayatolah" el disco persiste en las sutilezas del último album de Invisible, pero con un agregado definitorio en casi todo el futuro artístico de Spinetta: la incorporación de teclados.

    En Spinetta Jade convivían (menos en su último disco) 2 tecladístas simultáneos. Eso definía el sonido de la banda, más la prescindencia de la guitarra en primer plano. Spinetta prioriza el conjunto y la estética sobre su desenvolvimiento como guitarrista.

    A raíz de una nota publicada en 1980 por la revista Hurra, en la cual se planteaba la tan habitual "dicotomía antagónica" entre Spinetta - García, cual si fueran los "River y Boca" del rock nacional, ambos músicos con sus respectivas bandas (nada menos que Spinetta Jade y Serú Giran ) brindaron un show memorable en conjunto en el estadio Obras.
En el segundo album, de 1981 "Los niños que escriben en el cielo" se percibe cierto retorno a una leve preminencia de su guitarra en algunos fills o intros como en "El antídoto". Aparece prescindiendo de la banda en el maravilloso y lírico "Umbral", donde su guitarra acústica "Ovation" lo dice todo. El sonido no llega a ser tan jazzero como en "Alma de diamante" pero no varía sustancialmente en dicho album. Hay quienes reniegan del "período Jade" en su obra, pero si conocemos su trayectoria, encontraremos hilos conductores en sus trabajos anteriores hacia este sonido elaborado, sutil y climático.

    Paralelamente Spinetta, en dichos años editaría algunos discos solistas memorables, quizás como muestra de cierta "inquietud incómoda" o porque considerará que no se adecuaban dichas obras al sonido de su banda.

    El próximo disco es de 1982 (en plena época de Malvinas) y es una obra de arte absoluta, un disco que todo aquel que desee conocer sobre la música nacional; NO puede dejar de oír: "Kamikaze". Un disco íntimo, pleno de guitarras acústicas (en algunos temas encontraremos solamente a Luis tocando y cantando ) más el sutil Diego Rapoport en teclados y algunas percusiones a cargo de David Lebón. En este álbum Spinetta salda una deuda con su propia historia, ya que graba temas inéditos de viejos tiempos, inclusive uno de los mejores temas que haya compuesto: "Barro tal vez" el cual fue escrito nada menos que a sus 15 años !!!. La etérea belleza de "Ella también", la complejidad armónica y filosa de "Kamikaze" el bellísimo instrumental a dos guitarras Almendra con su querido "Turco Martí"; "Basta de pensar" las dos partes de "Aguila de trueno" basada en la muerte de Tupac Amarú... "La aventura de la abeja reina" una fábula que cuyo texto debiera leerse palabra por palabra (en la cual la voz de Spinetta es deformada por sintetizadores).

    Luego aparece "Mondo di cromo" un disco excelente, grabado "caseramente" por Spinetta, donde vuelven a confluír las otras 2 patas de Invisible: Pomo y Machi. Su próximo trabajo con Spinetta Jade es "Bajo Belgrano" un disco maravilloso, un retorno a su barrio de la infancia, pero con una lírica más directa y menos hermética...

    Corrían tiempos de la dictadura aún, y en este álbum encontraremos dos temas explícitos en cuanto a los momentos que se vivían: "Maribel" dedicado a las "Madres de Plaza de Mayo", y "Resumen porteño" donde hablará sin tapujos de los "cadáveres flotando" sobre un río tan cercano a su barrio y a su universo...

    El último álbum de Spinetta Jade ("Madre en años luz") es excelente pero a la vez extraño, hay mucho pop, es un disco con picos altísimos, pero que a la vez pareciera contrastar con la estética inicial de Spinetta Jade, algo así como contradecir el sonido clásico del grupo, como despedida del mismo... Al igual que en el último álbum de Invisible, incorpora un segundo guitarrista: Lito Epumer. Tiene maravillas como "Ludmila", "Camafeo" el climático "No ves que ya no somos chiquitos" y un tema de Mono Fontana, músico brillante y a la vez "fetiche" para Luis. La estética, el arte de tapa, la escenografía y el vestuario de la presentación en vivo, eran "galácticos", quizás por un exceso de lectura de Carl Sagan, en una especie de "Capitán Beto" interestelar y digitalizado... No posee más línea unificadora con el resto del período Jade, que el de alistar a los mejores músicos argentinos y producir discos de altísima calidad, pero no alcanza el vuelo de otros períodos... Spinetta Jade se disuelve en 1984.

    Spinetta se embarca en una faz solista, sólo interrumpida por la formación de los Socios del desierto hacia 1997. En 1986, luego del fallido proyecto con Charly García aparece Privé un disco más rockero, con invitados como Andrés Calamaro y León Gieco. Le sigue (en el mismo año) el maravilloso disco a dúo con Fito Paez: La,la,la. Si nos retrotraemos a aquellos años, veremos con un enfoque más certero este "dueto", que dió luz a un disco absolutamente maravilloso e imprescindible.

    Fito Paez recaló silenciosamente en Buenos Aires, allá por 1982, a los 19 años (la misma edad del debut discográfico de Spinetta). Era compositor, tecladista y arreglador (junto con Rubén Goldín) de la banda de Juan Carlos Baglietto con quien participó en tres albums ("Tiempos difíciles", "Actuar para vivir" y "Baglietto - 1983") Luego produjo y arregló el álbum de Liliana Herrero (en una vertiente folklórica de avanzada). Además arregló y produjo, el primer disco de Silvina Garré ("La mañana siguiente - 1983"). Intervino como tecladista en la banda de Charly García en el álbum "Piano Bar" (1984).

    El encuentro de Fito con Spinetta (su ídolo máximo, a partir de escuchar "Jugo de lúcuma" de Invisible en plena adolescencia) se dió de manera casual. Para entonces contaba con dos discos solitas y medio... Su album debut "Del '63", luego "Giros" (disco cuyos "demos" escuchará Spinetta y por el cual quedaría fascinado) y un "maxi" con 3 temas: "Corazón Clandestino". El talento de Paez era innegable, pero la actitud de Spinetta, de realizar un disco a dúo con un músico potencialmente impresionante (pero ignoto aún para dichos tiempos) da claras muestras de su generosidad; la misma, que en los tiempos de Invisible lo moviera a firmar la composición de los temas como "Invisible, siendo sin embargo, absolutamente propios. Paez declaró para entonces que: "...tocar con Luis era el sueño más grande de su vida, y que le exigiría una capacidad musical, que ni él mismo creía poseer..."

    El álbum contó además, con musicos de la talla de Carlos Franzetti (un músico de jazz radicado en los Estados Unidos) el mitico Machi (ex Invisible) en bajo, un rescatado Pino Marrone (el legendario guitarrista de Crucis) Tweety Gonzalez, Fabiana Cantilo, etc. Es un álbum lírico, brillante, sin claroscuros, con un arte de tapa maravilloso (a cargo como siempre de Eduardo Martí) y una distribución democrática de los temas, con una ligera ventaja a favor de Spinetta, en cuanto a la cantidad de canciones. Posee maravillas como el tango "Grisel" (versión deforme al más puro estilo Spinetta) "Todos estos años de gente", "Serpiente de gas", "Asilo en tu corazón" y "Cuando el arte ataque", entre otras obras de arte. Coronaron el disco, con un memorable concierto conjunto en "Obras", en diciembre de 1986, donde Paez estrenaría "Ciudad de pobres corazones" (en homenaje a sus tías asesinadas en Rosario). El show tuvo dos bloques, y una duración, que excedió largamente las 2 horas.

    Luego vendría un disco conceptual y masivo "Téster de violencia" un disco clave en su enorme trayectoria. En 1990 aparece "Exactas" grabado en vivo en la Universidad de Bs. As.; con una banda impresionante (Fontana, Malosetti, Arrom). Dicho disco, contiene 2 temas inéditos y una bellísima versión de un tema mítico del rock nacional: "Amor de primavera" de Tanguito.

    Hacia 1991 aparece una obra de arte: "Peluson of milk" un disco casero, en el cual Spinetta ejecuta casi todos los instrumentos, con la sola excepción de 2 invitados de lujo: Javier Malosetti y Guille Arrom. Le sigue el desparejo y desconocido "Fuego gris" (banda de sonido de la película del mismo nombre).

    Spinetta forma un poderoso trío: "Los Socios del desierto con el Tuerto Wirtz en batería, y Marcelo Torres un bajista virtuoso que venía de tocar durante años en varias bandas instrumentales, y fundamentalmente en el Cuarteto Vitale. Un músico ductil, de altísima formación, capaz de delicadas sutilezas melódicas, en su bajo fretless (sin trastes) o de ejecutar bases poderosísimas, de acuerdo con las exigencias de la música de Spinetta. Al conformar la banda, Spinetta, tenía en claro el concepto de regresar al inicio, a darse el gusto de armar (como en los orígenes de cualquier músico) una banda de "garage" un "power trío" de los clásicos, de los que les debemos (como conformación) al maestro Hendrix y al impresionante Cream de Eric Clapton en los '60. Pero claro está, con el profesionalismo de tantos años, con la lírica que es su marca indeleble y su complejidad musical; para dar paso a una banda impresionante tanto en su poderío eléctrico como en su expresividad... Al igual que en los tiempos de Pescado Rabioso, no corren buenos tiempos en la Argentina. La rispidez de este presente incierto (estamos seguros) definió la línea musical emprendida por Spinetta con esta banda.

    En su controvertido (dada la negativa a editarlo en las condiciones que Luis no negociaría ante las grabadoras) primer album, nos encontramos con más de 2 horas de música de excelentísimo nivel... con un poder y una sutileza engarzadas en un disco "clave" en su obra, y dado el nivel musical que su trayectoria conlleva, es decir suficiente. Permite el reencuentro (como pocas veces antes) con un guitarrista brillante, personal, poderoso y de una sutil expresividad. Resulta muy extraño que en el pasado, convocara a tantos guitarristas para ocupar el rol de solista. El album en vivo de la banda lo dice todo desde el título: "San Cristóforo - Un sauna de lava eléctrico". Recreando temas durísimos, hasta una versión memorable de un tema de los Ratones Paranoicos, Spinetta se muestra combativo en lo estético, como retrotrayéndose a una faceta que muchos aman en él: su costado más rockero y virulento. A su vez, la ductilidad de esta banda maravillosa, le permitió (con el aporte del impresionante Mono Fontana en teclados) edificar la sutileza inmensa del álbum acústico grabado para "MTV": "Estrelicia".

    En los últimos años Spinetta se abocó a la construcción de su estudio de grabación propio: "La diosa salvaje" (nombre de un tema de Spinetta Jade - Alma de diamante). En el 2001 se edita "Silver Sorgo" un disco bellísimo con una lírica inspirada y un sonido que remite a los mejores tiempos de Spinetta Jade.

    Spinetta hoy, tras 33 años de carrera y similar cantidad de álbums memorables; sigue marcando el rumbo, alumbrando el camino, sigue demostrando por que es un "procer" absoluto de nuestro rock, que se encuentra en su mejor forma, y que por suerte tiene muchísimo para dar...



Nota: www.netgates.com.ar/spinetta
Nota de Redacción: La nota solo cuenta la historia de Spinetta hasta el 2002.















El contenido de esta web posee Copyright (® 1999-2009), no obstante ello puede ser utilizado parcialmente, lea las condiciones aqui
Si algúna imagen tiene ® se ruega enviarnos un EMAIL la retiraremos inmediatamente

www.lahistoriadelrock.com.ar