Home |  Historia  |  Anuarios  |  Los Protagonistas  |  EspecialesNoticias |  Links |  Sobre nosotros | 
    Estas en:     >   Home   >   Especiales   >   Colaboraciones  
Bookmark and Share
Especiales


Mayo de 2006

Los Twist

Algo más que música divertida


Relato de los primeros tiempos de la banda que cambio el humor del rock argentino


Los origenes de la dicha


"Vamos a emplear la sensatez, los métodos correctos y los sanos principios"
(Discurso inaugural de sesiones ordinarias del Congreso del Dr. Raul Alfonsin, en 1983)


Los ochenta fueron una época de combustión creativa. El trabajo de experimentación artística en colaboración se impuso en el espacio cultural de aquél entonces. En 1980, "Zero Bar" y "El Corralón" aparecen como dos lugares referentes donde hacen presentaciones Federico Peralta Ramos, Omar Chabán, Andrés Calamaro, Miguel Zavaleta, Pipo Cipolatti y otros.
El 30 de Marzo de 1982 se forman Los Twist a partir de una propuesta de Daniel Melingo (saxofonista de Los Abuelos de la Nada y músico de una amplia trayectoria), quien se une a Pipo Cipolatti y juntos comienzan a llevar adelante el innovador proyecto.

    La banda realiza presentaciones en pequeños pubs y termina ese año con un ciclo de recitales en el "Mágico Parque Genovés" (desaparecido parque de diversiones que funcionaba en la Ciudad Deportiva de Boca Juniors).
El verdadero templo del nuevo florecimiento artístico es un reducto ubicado en Córdoba 2547, primer piso, bautizado con el nombre de "Café Einstein". Este local permaneció abierto desde 1982 hasta fines de 1984. Omar Chabán, Helmut Sigger y Sergio Aisenstein son quienes comandan el epicentro de la vanguardia porteña. El Café funcionaba de martes a domingo, de 20 a 6, y tal vez en algún otro horario. Por allí pasaron todos los grupos de los años ochenta, desde Soda Stereo hasta Los Twist, y también el grupo Sumo. El "Einstein" se constituyo en una suerte de versión tercermundista del "Cabaret Voltaire" (En 1916, el antiguo Cabaret Voltaire nacía en Zurich –Suiza- en el número 1 de la Spiegelgasse, fundado por Hugo Ball y su mujer Emmy Hennings. En aquél lugar se dan cita un buen número de poetas y artistas que huyen de la guerra. Los Arp, Tristan Tzara, Marcel Janco, Richard Hülsenbeck y Hans Richter hacen de Zurich el núcleo desde el que se expande el dadaísmo. Los espectáculos del Cabaret Voltaire y la galería Dada solían estar revestidos de un caracter provocador deliberadarnente antiartístico).

Daniel Melingo (fundador de Los Twist junto con Pipo Cipolatti) me dijo: "Conozco a un pelado que anda gritando por ahí, un loco que es mezcla de inglés y tano. ¿Querés que te lo traiga?". Le dije "Sí, traelo". Un día iba bajando la escalera y lo veo a Luca, que subía. Luca Prodán, ¿no? Chorro de luz sobre la redonda pelada, Luca sonríe desde una foto abrazando a Sergio, que sostiene una estampita de Jesús entre los dedos. Sergio siempre tuvo debilidad por Jesús" (Sergio Aisenstein una entrevista concedida a La Nación 11/04/1999).

Pipo Cipolatti afirma que el "Cafe Einstein" fue el primer bar donde convivió el punk con lo bizarro, el teatro y las comidas exóticas. “Lo cerraban y lo abrían por los comisarios y los gobiernos. Yo me acuerdo de los inicios, de haber conocido a Luca. Una situación que recuerdo es un recital de Sumo y Los Twist, Sumo como banda soporte. O sea primero cantaba Luca y después salíamos nosotros con los chalequitos y el público nos escupía y agredía. Luca se colgaba de una viga y le pegaba patadas en la cara a la gente para defenderme. Estábamos Melingo, Diego Arnedo, Luca y yo. Arnedo en contrabajo, Melingo en pianica, yo con una pandereta y Luca con una guitarra acústica. Hacíamos temas de Bob Marley. Esos momentos son inolvidables.
Con Luca fue una amistad, disfruté. Aprendí a tocar ska con él, pero Melingo también sabía, él le enseñó a Los Fabulosos Cadillacs a tocar ska. Luca tenía la particularidad de tener presencia en el escenario y saber cantar en inglés y con la tonada italiana, además tener muy buen gusto para cantar, tenía algo especial” (entrevista de Sebastian Turtora para El Entrepiso WebZine – Enero 2005).


La dicha en movimiento, 1983
Uno de los hitos del Rock argentino de los ‘80, llego a vender más de 120.000 copias.
La grabación, incluida la mezcla, llevó solamente 29½ hs.

Temas
1. Jugando Hulla, Hulla
   (Daniel Melingo)
2. Veinticinco estrellas de oro
   (Daniel Melingo - Pipo Cipolatti)
3. S.O.S sos una rica banana
   (Daniel Melingo)
4. Salsa!
   (Pipo Cipolatti)
5. Lo siento (hábil declarante)
   (Peggy Lee - Cipolatti)
6. En el bowling
   (Daniel Melingo–Vázquez–Cipolatti)
7. Es la locura
   (H. Ascheri)
8. Ritmo Colocado!
   (Daniel Melingo-Nylon)
8. Pensé que se trataba de cieguitos  
   (Pipo Cipolatti)
10 Cleopatra la reina del Twist
   (Daniel Melingo-Tellas)
11 Quién puso el bomp
   (Barry Mann-Terry Gofin)
12 El primero te lo regalan, el segundo te lo venden
   (Cipolatti)
13 Jabones Flotadores
   (Daniel Melingo - Pipo Cipolatti)
14 Mocasín
   (Pipo Cipolatti)

Tapa: N.Rubén Vázquez
Luca no era una persona que se caracterizara por amar a sus colegas rockeros. Públicamente manifestó su antipatía por varios de ellos. Hay una frase que quedará seguramente en el recuerdo de los seguidores del mítico músico: "Casi la totalidad de los músicos de rock argentino son unos pajeros. Yo no los invitaría a comer a mi casa. Bah! ...a Pipo Cipolatti sí, porque es divertido..."

“No sólo inauguramos el "Einstein" junto a Sumo –recuerda Pipo- antes lo pintamos e hicimos hasta la instalación eléctrica. El slogan era: "cene, baile y diviértase en el Einstein con Sumo y Los Twist". Ensayábamos ahí, en una especie de sótano todo sucio. Lo bueno del Einstein es que duró poco, entonces no llegó a desvanecerse o desdibujarse, como pasó con otros lugares que terminaron aburriendo. Duró poco y en un momento muy clave, en 1983, hacia fines del Proceso militar, un momento jodido porque la noche estaba dura y cerraban muchos lugares. Pero el microclima del Einstein era bastante sano, había la misma cantidad de gente adicta que en la Bolsa de Comercio o en Casa de Gobierno, pero vestidos más pintorescos. Ahora hay demasiada gente haciéndose la rara. Son ráfagas inolvidables... Los allanamientos también, eran muy lindos... Me acuerdo que el día del estreno de Cieguitos, me llevaron -por gracioso- en medio de la canción” (La Nación 6 de Octubre de 1996).

Basta de protesta

Por aquel entonces, los cantores de protesta tenían un protagonismo más que importante dentro de la escena musical local. Coincidiendo en tiempo pero no en forma, Los Twist preparaban la “sacada de lengua” que cambiaría definitivamente el rumbo del rock argentino.

"En tres días hicimos todo - relata Charly García - Les pedí que tocaran todo el repertorio de corrido, un tema atrás del otro. Una vez que terminaron, les dije "váyanse". Ahí lo mezclé, llamé a los que hacían falta. Yo puse un tecladito, alguna viola. Fabi cantó divina. Les censuré un par de cosas: en el último tema metían algo de chilenos, judíos. Eran medio heavies, por eso lo saqué" (extracto de "Corazones en llamas" Historias del Rock Argentino en los 80´ C.Lejbowicz/L.Ramos. Ediciones Clarín / Aguilar 1991).

    “Me acuerdo que fui al bar Einstein a ver a Fabiana Cantilo. Ella ya había grabado algo conmigo. A Pipo lo conocía pero no mucho, y cuando escuché lo que estaban haciendo me di cuenta al instante de que tenían que ver con el momento y que si dejaban pasar el tiempo se podía diluir. Era una cosa muy explosiva, así que cuando terminaron de tocar me acerqué a Fabi y le dije: tenemos que grabar ya. Fuimos a (los estudios) "Panda" un fin de semana libre y como no había cinta, los grabé encima de un disco de Seru Girán. Lo que cantaban Los Twist era para que lo escuchara la masa. Era un momento tan volátil, donde un día había un club y al otro no, que me parecía que tenía que participar del momento, porque no sabía cuánto podía durar.

En cuanto a las letras, al no ser políticas no había problema. Lo que tiene la cargada es que va dirigida a cualquiera, es un humor que pega si lo entendés de ida y por ahí de vuelta. La gente careta no la agarraba y era bueno que pasara eso. En lo musical, ellos hacían twist y no tenían mucho que ver con la modernidad y el movimiento new wave de esos días. De todos modos, ambas cosas le daban la bienvenida a todo lo que fuera baile, diversión y cierto reflote de los sesenta. Los Twist engancharon con eso y cuando pasó, ellos siguieron en la suya. Yo también me prendí en la new wave aunque me gusta aquello de mientras miro las nuevas olas yo ya soy parte del mar . todo lo que es moda tiene el problema de que te uniforma y cuando pasa quedas afuera. De las modas hay que tomar los símbolos y eso es lo que quedó de la movida local de los 80”. (Charly, La Nación 1/11/2002)

Del narcisismo de Los Twist a la hoja en blanco de Fito Paez

Mientras Fito Páez decía que la vida es una moneda (y advertía claramente que hablaba de monedas y no de gruesos billetes) Los Twist cantaban desfachatadamente, sin advertencia alguna "nadamos en dinero nacional y extranjero".

Mientras el rosarino Páez, parodiando a un profesor de escuela secundaria, desafinaba para decirnos que la vida era una hoja en blanco, un piano desafinado, Los Twist, sentados en el último banco del aula del rock argentino irrumpían sardónicamente y afirmaban: "Estamos convencidos de que somos lo mejor que hay".

Un ruliento Rodolfito Paez aseguraba que "Sólo se trata de vivir, esa es la historia, con la sonrisa en el ojal con la idiotez y la cordura de todos los días". Los Twist, entre la psicodelia, el absurdo más refinado y un rancio aliento punk parecían responderle: "Dominamos a la perfección cualquier instrumento, además somos jóvenes y nos vestimos muy bien. Jamas tuvimos problemas con la policía porque todos tenemos una línea de conducta".


Fotos y Nota: Peter Ostra













El contenido de esta web posee Copyright (® 1999-2009), no obstante ello puede ser utilizado parcialmente, lea las condiciones aqui
Si algúna imagen tiene ® se ruega enviarnos un EMAIL la retiraremos inmediatamente

www.lahistoriadelrock.com.ar